IMACS Online Courses

Una conversación con Dr. Arturo Cifuentes

Esta semana, IMACS le ha pedido al Dr. Arturo Cifuentes que comparta con nosotros sus pintorescas opiniones en relación a varios temas. El Dr. Cifuentes recibió su Ph.D. en Mecánica Aplicada y su M.S. en Ingeniería Civil en Caltech. Y pasó cinco años en el prestigioso IBM T.J. Watson Research Center. Después el Dr. Cifuentes se fue a Wall Street, donde estuvo 15 años trabajando en el mercado de renta fija. Durante el reciente colapso financiero, fue invitado a declarar en el Congreso en calidad de experto en relación con la crisis subprime. Actualmente el Dr. Cifuentes es Profesor Adjunto en el Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile y escribe una columna mensual para El Mercurio.

Cuándo tú estabas creciendo, qué te hizo darte cuenta que tenías condiciones para las matemáticas y la ciencia? Qué te hizo interesarte en seguir una carrera en ingeniería?

Mi padre era un ingeniero que hacía mucho trabajo de consultoría. Le encantaba lo que hacía y con frecuencia hablaba de los "problemas" que estaba tratando de resolver. Eso me parecía fascinante. Yo creo que, en cierta medida, ese entusiasmo me motivó a investigar en más detalle lo que él hacía. Y encontré que me gustaba.

Además, el haber tenido desde el comienzo acceso a los libros de Yakov Perelman fue decisivo. Esos libros eran entretenidos de leer, intrigantes, y muy motivadores y persuasivos. Mi padre no era muy aficionado a las bibliotecas; él sentía que los libros que valía la pena leer debían estar en la casa. El haber tenido acceso a muchos libros desde pequeño fue fantástico. Y los libros de Perelman me convencieron (todavía estoy convencido) que una carrera en ciencias o un tema afín podría ser satisfactoria e interesante.

En tu opinión, que debería suceder con la educación en matemáticas y ciencias en Estados Unidos para que los estudiantes norteamericanos continúen siendo competitivos globalmente?

Los padres deberían apagar los televisores, comprar más libros, y decirles la verdad a los niños: Por supuesto, aprender algo como matemáticas o física puede ser entretenido y muy gratificante, pero requiere un trabajo duro y un esfuerzo grande. Y si aquellos que creen en el Diseño Inteligente, pudieran ser persuadidos de que están en un error sería muy beneficioso.

Dos tendencias, o tal vez ideas, que en mi opinión son muy malas y deberían abandonarse son las siguientes (y reconozco que en esto mucha gente estará en desacuerdo conmigo):

[i] El creciente énfasis en el trabajo en grupo y el esfuerzo en equipo. Aprender algo como matemáticas es realmente un esfuerzo solitario, un viaje sin acompañantes. La gente debe aceptar eso. El trabajo en grupo no tiene nada de malo (el fútbol, por ejemplo, de eso se trata). Pero ciertas cosas (tocar el piano, por mencionar un caso) requieren un montón de trabajo NO-grupal. Las matemáticas lo mismo.

[ii] Computadores en la sala de clases. No hay nada de malo en usar computadores. Pero introducirlos tempranamente (con la idea de hacer entretenido el aprendizaje) es un desastre. Los niños deben aprender a pensar en términos conceptuales primero. Y cuando son expuestos a los computadores, deben aprender a programar en vez de aprender a reaccionar a través de la mouse a estímulos externos.

Ahora que la era espacial parece estar llegando a su término, cuál irá a ser el estímulo que empuje las aventuras intelectuales y científicas?

Bueno, en ciencia y tecnología, siempre que una puerta se cierra, varias ventanas se abren. Los avances en genética, bioingeniería y neurociencia son muy estimulantes; lo mismo con la informática, la computación, y las comunicaciones. En física, la persona que se las arregle para reconciliar la relatividad y la mecánica cuántica será el nuevo Einstein (o Newton). Por no mencionar muchos problemas prácticos que todavía permanecen sin resolver: por ejemplo, la predicción de terremotos.

Tú eres un lector voraz. Qué libro o libros le recomendarías a los estudiantes de hoy? Y por qué?

Cuando era adolescente me fascinaron Tom Sawyer y Huck Finn. Los leí en castellano y eran tan buenos como en inglés. También leí a Kafka, Cortázar, Hesse y Poe. Desafortunadamente, Etica Para Amador, de Fernando Savater, no esta en inglés. Me parece que cualquier joven debería leer ese libro. Por último, Seguramente Usted Bromea Sr. Feynman no hay que perdérselo. Si alguien cree que la ciencia es aburrida, ese es el libro que hay que leer.

Cómo pasaste de hacer investigación en ingeniería estructural en tensiones termales y circuitos integrados a analizar instrumentos financieros complejos?

Llevaba cinco años trabajando en la división de investigación de IBM, haciendo muchas cosas interesantes, y nunca pensé cambiarme a otro lugar. Desgraciadamente, IBM empezó a pasar por un período difícil y decidieron cortar costos. Esto significó que en vez de usar nuestro tiempo y esfuerzo en un 100% para hacer investigación, se suponía que debíamos empezar a conseguir fondos externos (es decir, escribir propuestas para grants, etc.) En el minuto en que ví todos los formularios y todo el papeleo que involucraba conseguir un grant del gobierno, decidí que no era lo mío. No me atraía la idea de pasar el resto de mi vida mendigando dinero. Esto le quitaba toda la parte atractiva al hacer investigación.

Me encantaba (y todavía me encanta) Nueva York, y mi esposa tenía un buen trabajo allí, por lo tanto decidí quedarme en Nueva York y buscar trabajo ahí. Rápidamente me di cuenta que en el área de Nueva York no habían muchas opciones para los científicos. Afortunadamente, un amigo que trabajaba en Wall Street me preguntó si consideraría la posibilidad de ir a una entrevista con la firma donde trabajaba.

"No sé nada de finanzas," le dije.

"Con tal que sepas hacer Monte Carlos," me explicó, "no tendrás problemas."

Sabía hacer Monte Carlos. Y en unas pocas semanas me cambié al mundo de las finanzas.

Al final de día (como le gusta decir a los banqueros) esto es todo lo mismo: pensar lógica y anal√≠ticamente acerca de problemas. Si tú tienes una buena base en matemáticas, es fácil saltar de una disciplina a otra. Uno aprende fácilmente a identificar lo esencial y las matemáticas ayudan. La clave está en adquirir habilidades cuantitativas cuando uno es joven; el resto se puede aprender mas tarde. Pero si no te las arreglas para dominar las herramientas matemáticas antes de los veinte, es probablemente demasiado tarde.

Tú estás escribiendo una columna sobre economía y negocios, y anteriormente escribías una columna de opinión que reflejaba tus variados intereses en temas como fútbol y viajes. Las personas con formación técnica son a menudo estereotipadas como de intereses muy estrechos y con dificultades para comunicarse, por lo tanto, a qué atribuyes tú esa gama de intereses y habilidades tan amplia?

Nunca tuve esa impresión cuando estaba creciendo. (Es decir, que las personas técnicas tuvieran intereses tan limitados). Mi padre, un ingeniero civil, hablaba varios idiomas y con frecuencia citaba a Shakespeare en inglés y Goethe en alemán. El tenía una inmensa biblioteca y leía muchísimo. Y sus intereses eran muy variados. Todavía recuerdo un sábado (muchos años atrás, yo tenía doce años probablemente) fuimos a su librería favorita y salimos con tres libros: uno tenía que ver con el problema de la humedad en edificios de altura y como controlarlo; el segundo trataba la evolución de los mercados financieros en Chile; y el tercero era sobre Freud. Todavía recuerdo lo que el vendedor le dijo: "He visto a muchas personas comprar estos libros, pero nunca había visto a la misma persona comprar los tres." Pues así era mi padre. Fue una figura muy importante para mí y un gran ejemplo cuando crecí. Era una persona con muchos intereses y talentos. Le debo una enormidad.

Algunos consejos finales a los estudiantes o padres que están leyendo esto?

Cuando uno tiene más de cincuenta, uno tiende a dar más consejos de los que debería. Por lo tanto trataré de ser breve. Creo que uno debe tratar de hacer lo que le gusta y seguir sus instintos. Y recordar que la vida no se trata de tomar buenas decisiones laborales ni de promociones. Se trata de amor y amistad. Ninguna otra cosa importa. Claro que ser bueno para las matemáticas es siempre una ventaja.